Rankings

Top 10: Lo mejor de 2016

LO MEJOR DE 2016 | Se acaba el año, y a cualquier cinéfilo que se precie le toca hacer repaso a lo mejor que ha pasado por las pantallas cinematográficas este 2016. Siempre hay dos criterios a la hora de elaborar un top: o bien considerando como películas de 2016 aquellas que se han estrenado comercialmente en España durante ese año, o bien considerando aquellas cuyo año de producción es 2016, se hayan o no estrenado todavía en nuestro país. Si bien siempre he pensado que es más adecuada la primera de las opciones, este año cambio de bando por un motivo principal: un top 10 de las películas estrenadas en España en 2016 incluiría cintas de las que he escrito de forma repetida en el blog (cintas vistas, por ejemplo, hace casi año y medio en San Sebastián, o que protagonizaron la pasada temporada de premios) y que ya he recomendado hasta la saciedad. Por lo tanto, para no aburrirme yo ni aburriros a vosotros, prefiero incluir películas que se verán en España el próximo año pero con las que todavía tengo margen para dar la brasa. Si alguien se pregunta cuál hubiera sido el top con el criterio de estrenos en España, al final del post podrá satisfacer su curiosidad (y ojo al bonus-track).

Dicho lo cual, estas son, para Pequeño hablador de cine, las diez mejores películas del año 2016:

10. Todos queremos algo, de Richard LinklaterEstados Unidos Estados Unidos):
Tras el rotundo éxito de Boyhood, Richard Linklater ha vuelto este 2016 demostrando su insólita capacidad para construir universos cautivadores, y lo ha hecho abordando, con claros tintes autobiográficos, el ambiente universitario de los años 80. Texas, béisbol, ligues, fiestas y música. Aunque parezca una salida de tono buscar una lectura trascendental a un cine tan aparentemente ligero y buenrollero como este, ese es precisamente el “milagro” Linklater: en sus películas, la profundidad se va revelando poco a poco, de forma natural, pero siempre acaba por aparecer. Todos queremos algo es una lección de vida en toda regla, que sabe captar la sed de vivir de sus protagonistas pero también su incertidumbre ante un futuro todavía por descubrir. Es una película que apuesta por “tener el valor de hacer algo estúpido”, se llame béisbol o teatro, para “poder sentir pasión en este mundo”. Es, en definitiva, una cinta que te reconcilia en cierto modo con tus propias inquietudes. Y que te da pena abandonar: el film te pide quedarte un momento más con sus personajes entrañables, ir a sus fiestas y escuchar su música.

Todos_queremos_algo-17582335525-large

9. Aquarius, de Kleber Mendonça FilhoBrasil Brasil):
Hablando de dramas maduros sobre mujeres maduras, hay uno que sí se ha colado en este top 10 del año: Aquarius, el segundo largometraje del cineasta brasileño Kleber Mendonça Filho. La veterana Sonia Braga protagoniza esta fantástica película, todavía inédita en las pantallas comerciales españolas, pero con fecha de estreno prevista para marzo. Doña Clara es una viuda y periodista jubilada, que a pesar de su edad, no renuncia a seguir dictando el ritmo de su propia vida. Si el jurado del Festival de Cannes quería premiar un cine de temática actual, Aquarius (y no la problemática manipulación de Yo, Daniel Blake) hubiera sido una opción inmejorable: como el mejor cine social, la cinta parte del conflicto individual de su protagonista para acabar revelándose como un durísimo alegato contra la situación social y económica de Brasil. Y lo hace sin sacrificar un aspecto por el otro: funciona a la perfección en ambos niveles, tanto en su condición de denuncia como en su exploración de la interioridad del personaje (su sexualidad, su relación con sus hijos, su situación profesional). El cine sudamericano viene pisando muy fuerte en los últimos años, y Mendonça Filho será seguro uno de sus protagonistas.

aquarius-2-new-key-0-2000-0-1125-crop

8. Nocturama, de Bertrand Bonello Francia Francia)
En un momento de Nocturama, uno de los personajes aconseja a otro (los protagonistas son todos jóvenes de 18-20 años) sobre cómo escribir una buena disertación para clase: la tesis puede ser tan extrema como quieras, porque lo importante es abrir debate. Y Bonello, efectivamente, ha desembarcado en el 2016 aplicándose su propia lección: su última película es una verdadera bomba de relojería. Tan frenética como polémica, Nocturama compone un salvaje retrato de la juventud en tiempos de crisis, una controvertida exploración del origen del terror y el terrorismo. Lo que me fascina de la cinta es su habilidad para situar al espectador en una posición muy incómoda, compleja, en la que te obliga a cuestionamientos y preguntas cuya respuesta no siempre se explicita en el film. Una posición en la que llegas a sentir empatía por personajes cuyas decisiones son difíciles de compartir. Su narrativa, fuertemente influida por el Elephant de Gus van Sant, resulta muy efectiva en ese sentido, y consigue involucrar al espectador de forma absoluta. Las reacciones que genera a partir de ahí, con toda seguridad, estarán muy polarizadas, pero una cosa sí está clara: Nocturama no deja indiferente a nadie. Una de las cintas del año.

NOCTURAMA - Still 11.jpg

7. Verano en Brooklyn (Little Men), de Ira Sachs (  Estados Unidos):
Si esta es la primera vez que os topáis con el cine de Ira Sachs, y buscáis algo más sobre su obra, a menudo encontraréis su nombre unido al concepto de “película pequeña”. Pero si midiéramos el tamaño en el cine no por presupuesto, ni por abundancia de recursos, sino por la precisión de su mirada, la universalidad de su mensaje, la delicadeza de su visión del mundo, Little Men sería una de las cintas más grandes del año. Intimista, cercana y emotiva, esta historia de la amistad entre dos adolescentes (con un subtexto queer evidente) es uno de los acercamientos más puros y sinceros a la infancia/pre-adolescencia que yo he visto. Entrelazando dos líneas narrativas distintas pero complementarias, la de los adultos y la de los niños, consigue abarcar, sin perder profundidad, todas las dimensiones a su alcance: de la tensión migratoria a la paternidad, de los conflictos de clase al amor adolescente. Todo está en su sitio en esta pieza perfectamente medida, cuyo poso va creciendo poco a poco en el recuerdo. Su lugar en este top es más que merecido.

little-men

6. Julieta, de Pedro Almodóvar (  España):
Tras su paso por la Sección Oficial del Festival de Cannes (sin premio pero con buen recibimiento), y a pesar de su escaso éxito en la taquilla española, Almodóvar tenía que estar en esta lista. Julieta es su último largometraje, y supone un cambio respecto a dramas anteriores del director. Su cine, fuertemente ligado al melodrama y las pasiones desbordadas, se torna en esta ocasión más reflexivo, más comedido, más cerebral. En cierto modo, habita un espacio distinto: no el del durante, el de las emociones y el patetismo, sino el del después. ¿Qué sucede cuando se acaban las lágrimas, pero quedan el dolor y la culpa? El objetivo del director no es así tanto emocionar con la historia de Julieta como reflexionar acerca de lo que ha sucedido, explorar el porqué de un personaje complejísimo.  Esto es, en definitiva, un cambio drástico en el punto de vista, que algunos incluso han llegado a identificar con Bergman y sus cuestionamientos existenciales. En todo caso, es el regreso de Almodóvar a su mejor nivel.

Julieta-544479441-large

5. El día más feliz en la vida de Olli Mäki, de Juho Kuosmanenn Finlandia Finlandia):
Los rankings a lo mejor del año suelen acabar copados por dramones y películas intensitas (el mío el primero), pero aquí viene una cinta amable, tierna, honesta, sencilla e inteligente (ahí es nada): El día más feliz en la vida de Olli Mäki. El cineasta finlandés Juho Kuosmanenn se marca una ópera prima memorable con este hermoso cuento sobre la felicidad, que bascula de forma muy hábil entre la épica del cine de boxeo y la más entrañable historia de amor. Ni rastro de los típicos tics de principiante: el director tiene las ideas muy claras, y controla cada milímetro de su narración, del fantástico envoltorio de época (con fotografía en blanco y negro) al planteamiento de sus temas centrales. El fracaso, la ambición, y sobre todo la felicidad son las claves de una cinta que nos traspasa con su empatía y nos invita a reflexionar sobre las prioridades de cada uno. ¿Falta riesgo? Quizás. ¿Resulta previsible? Pues un poco. Pero ello no impide disfrutar sus 90 minutos de principio a fin. El premio Una cierta mirada que recibió en el pasado Festival de Cannes lo tiene más que merecido.

the-happiest-day-in-the-life-of-olli-maki_1

4. Toni Erdmann, de Maren AdeAlemania Alemania):
No me cansaré de decir que las expectativas son decisivas a la hora de enfrentarte a una película, y desde luego juegan un papel crucial cuando vas a ver la película más alabada por la crítica en lo que va de año. Desde su estreno en el pasado Festival de Cannes, Toni Erdmann ha estado en boca de todos: de obra maestra a comedia del año, se ha llegado a decir que silencia a aquellos que creen que el cine ha muerto. Y yo, aunque me suele gustar lo de llevar la contraria, no puedo sino unirme a esta corriente de entusiasmo: a pesar de su extenso metraje y sus altibajos, la cinta de Maren Ade es ingeniosa en lo que propone e hilarante en su ejecución, y además tiene la mejor escena que vas a ver en cines este año (el brunch de cumpleaños). Su humor es desbordante, sí, pero es que su reflexión en torno a la paternidad es de una ternura, profundidad y sutileza envidiables. Los aplausos espontáneos en la sala y la ovación final confirman lo que es un hecho: Toni Erdmann es una de las cintas del año, y estará seguro en la pelea por el Oscar a la mejor película extranjera. Atentos a su estreno el próximo mes de Enero.

toni_erdmann-493058302-large

3. Ma Loute, de Bruno Dumont Francia Francia):
Qué bien le sienta la comedia a Bruno Dumont. El director francés, responsable de títulos como L’humanité Camille Claudel 1915, ha desarrollado en su cine, durante buena parte de su carrera, una vertiente extrema del realismo, que resulta brutal y desasosegante para muchos espectadores. Y sin embargo, su último largometraje discurre por otros derroteros: los de la comedia más salvaje, absurda e hilarante que pueda haber. A medio camino entre Amanece que no es poco (José Luis Cuerda, 1989) y el mejor Fellini (con un homenaje velado a 8 y medio en la escena final), Dumont engendra en Ma Loute una divertidísima y descarnada sátira de las altas esferas de la sociedad, que hipnotiza con su estética y saca el máximo partido al humor más básico y absurdo. Sus personajes (gracias al imponente trabajo de todo el cast) aúnan excentricidad y ternura, y te imbuyen en su peculiar universo. Seguro que la tildarán de excesiva, vacía o grotesca, pero es un verdadero logro en cuanto a su originalidad y, por encima de todo, su capacidad para hacer reír (a carcajada viva). Merecidísimo Giraldillo de Oro del SEFF’16, que llegará el próximo mes de abril a España.

ma-loute-photo-r-arpajou-%e2%88%8f-3b_ref-arp3201

2. Nocturnal Animals, de Tom Ford Estados Unidos):
Sorpresa en el puesto número 2 de este ranking, ocupado por una cinta de la que hasta ahora no había escrito nada en el blog: Nocturnal Animals, impresionante thriller del director (y diseñador de moda) Tom Ford. Tras el éxito de su ópera prima Un hombre soltero, Ford demuestra con su nuevo largometraje que ha venido al mundo del cine para quedarse: por su hipnótico planteamiento visual, su absorbente dominio de una complejísima narrativa, y su ambición a nivel temático, esta no es la obra de un recién llegado al medio, sino la de un autor con pleno control sobre la obra que está creando. Un autor que explora con precisión los entresijos de la insatisfacción humana, que cuestiona el concepto de la masculinidad, que funde la literatura con el cine y además es capaz de imprimir ritmo y violencia a su cinta. Quizás todo ello estaba en la novela original (Tony and Susan, de Austin Wright), pero sin el talento de un director visionario como Ford, y la ayuda evidente de su magnífico cast (Amy Adams a la cabeza), no sería la grandísima película que es.

nocturnal-animals

1. Paterson, de Jim Jarmusch Estados Unidos):
No hay sorpresas en lo más alto de este top: los lectores asiduos del blog ya saben de mi absoluto fervor por Paterson, el último largometraje de Jim Jarmusch. Una vez más, como en todo el cine del director, lo sencillo acaba revelando una profundidad emocional y filosófica indescriptible. No estamos ante una historia impactante: la narración aborda, simplemente, una semana en la vida del inolvidable Paterson, conductor de autobús y poeta que vive en Paterson, New Jersey. Lo fascinante del film es que, en su discurso sobre la felicidad, y en su apuesta por esa poesía de lo cotidiano que tanto disfruta el protagonista, está emergiendo como una suerte de metaficción sobre la propia poética de Jarmusch. Paterson (personaje) no deja de ser un alter ego de Jarmusch (director) que defiende en la ficción lo que su creador aplica en la realidad. Dos niveles, en definitiva, de una misma posición ante la vida y ante el arte: ensalzar la grandeza de lo pequeño, la trascendencia de lo cotidiano. Paterson es un monumento al cine más sincero, sencillo y humano. La mejor película del año.

paterson

Bonus track: Isabelle Huppert, reina del 2016
Sería indecente, inapropiado e imposible hacer un resumen del año cinematográfico sin que apareciera su protagonista absoluta: Isabelle Huppert. A sus 63 años, la actriz francesa se ha marcado dos personajes inolvidables en dos películas, Elle y El porvenir, que se han quedado fuera de este ranking por muy poco (entrarían, sin problema, en un top 20). Pero la Huppert no podía faltar en este repaso a lo mejor del año: por el nivel de sus dos cintas, y sobre todo por el nivel de sus dos interpretaciones. Su Michèle Leblanc (Elle) ha fascinado a toda la crítica por su humor corrosivo y su riqueza en matices, por cada línea de diálogo que Huppert llena de acidez y perversión. La Nathalie de El porvenir no se queda atrás: aunque menos icónica, es un personaje complejísimo, en un momento vital complicado, al que la actriz sabe poner voz y personalidad propias. Isabelle Huppert es la prueba viviente de una obviedad: las actrices de cierta edad sí interesan y sí dan grandes resultados como protagonistas en sí mismas (no madres de, o abuelas de). Una de las lecciones de este 2016: se pueden hacer películas sobre conflictos maduros de mujeres maduras que gusten a crítica y público.

elle2

Y el top, si consideramos los estrenos en España de 2016, sería:

10. Todos queremos algo, de Richard Linklater
9. Julieta, de Pedro Almodóvar
8. Little Men, de Ira Sachs
7. Nuestra pequeña hermana, de Hirokazu Koreeda
6. Nocturnal Animals, de Tom Ford
5. Spotlight, de Thomas McCarthy
4. El hijo de Saúl, de László Nemes
3. Carol, de Todd Haynes
2. Más allá de las montañas, de Jia Zhangke
1. Paterson, de Jim Jarmusch

¿Y para vosotros, cuáles son las mejores películas de este 2016?

Anuncios

Un pensamiento en “Top 10: Lo mejor de 2016

  1. Pingback: Los 5 romances LGBT+ que tienes que ver | Pequeño hablador de cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s