Críticas/Estrenos

Crítica, ‘Elle’

elle_poster_11641

Dirección: Paul Verhoeven
Guión: David Birke (Novela: Philippe Djian)
Reparto: Isabelle Huppert, Laurent Lafitte, Anne Consigny, Charles Berling, Virginie Efira, Judith Magre, Christian Berkel, Jonas Bloquet
País: Francia Francia
Duración: 130 minutos
Año: 2016

Sinopsis: Michèle, exitosa ejecutiva de una empresa de videojuegos, busca venganza tras ser asaltada de forma violenta en su propia casa por un intruso. [Fuente: FilmAffinity]

Corría el principio de verano la última vez que un servidor se puso a las teclas para hacer lo que más le gusta: hablar (o escribir) de cine. Tres meses han pasado desde entonces, tres meses de silencio que se deben no a la ausencia de buenas películas que comentar (de la sorprendente revelación de Raúl Arévalo como director, a la siempre esperada cita anual con el maestro Woody Allen), sino a la falta de tiempo para hacerlo. Pero, resuenen trompetas y tambores, porque la espera ha terminado: ‘Pequeño hablador de cine’ está de vuelta en sus mejores pantallas, y trae consigo la crítica de uno de los films más polémicos y sugerentes del año: Elle, el nuevo e inclasificable thriller del veterano director Paul Verhoeven, que tras su paso por diversos festivales internacionales, representará a Francia en los próximos premios Oscar.

elle1

Elle narra la historia de Michèle, una exitosa mujer de negocios que se ve envuelta en una espiral de misterio y perversión cuando es asaltada en su propia casa por un desconocido enmascarado. Merece la pena no saber nada más allá de esta breve sinopsis, para poder disfrutarla de forma plena, por lo que no haré ni un solo spoiler. En todo caso, caracterizarla como inclasificable supone un buen punto de partida para aproximarse a la cinta: se trata, a priori, de una especie de thriller psicológico, que sin embargo está plagado de momentos de hilarante comedia negra, y dotado de una estructura narrativa más cercana al drama. ¿En qué sentido? Si bien el hilo conductor del film parece ser el descubrir la identidad del violador, es decir, resolver el misterio sobre el que se asienta el thriller; al final la narración, al menos a mi parecer, está más volcada con la descripción de su personaje protagonista, y con las distintas relaciones y vínculos que ésta establece en todos los ámbitos de su vida. Se aproxima, en este sentido, más al género dramático (sin olvidar los brotes de humor) que al thriller. Es la Michèle amante, la Michèle hija, madre, amiga, vecina o expareja la que capta nuestra atención por su forma de relacionarse con los demás, la que nos fascina por sus reacciones y su modo de abordar los conflictos, y nos atrapa como espectadores más allá de descubrir (o no) la identidad del antihéroe.

elle2

A este poder de fascinación, que es sin duda la virtud principal del film, contribuyen diversos factores. Es fundamental la cuidada puesta en escena de Verhoeven, que mide al milímetro la composición de los planos y nos deja muchos de ellos (el que abre la película a la cabeza) clavados en la retina. La banda sonora y la fotografía aportan también una atmósfera muy particular, que se mueve entre los telefilmes de domingo de Antena 3 (el parecido es innegable) y las mejores cintas de suspense. Pero es el trabajo de una actriz en mayúsculas como Isabelle Huppert lo que nos tiene clavados en el asiento durante todo el metraje. Su potencial al frente de personajes perturbadores había quedado más que patente tras La pianista (Michael Haneke, 2003), pero su Michèle supera al precedente: por su humor corrosivo y su riqueza en matices, por cada línea de diálogo que llena de acidez y perversión, Huppert ofrece una interpretación que suena ya, pese a su condición de actriz europea, en las quinielas a los próximos premios Oscar.

elle_fotoequipoartistico_11605

Todo ello hace de Elle una de las cintas imprescindibles del año, que además está generando ríos y ríos de tinta en torno a sus cuestiones más polémicas y controvertidas: ¿es una película feminista? ¿cómo se aborda en ella la violencia? y otros interrogantes que sería imposible desentrañar sin caer en el spoiler. Quizás Elle no encaje, como hemos visto, en ninguna etiqueta genérica convencional, pero sí forma parte de un tipo de cine muy concreto que es siempre más que bienvenido en nuestras carteleras: ese “cine incómodo” del que hablé con motivo de Paulina (Paulina y el cine incómodo), un cine arriesgado y valiente “que hace tambalearse los cimientos sobre los que construimos nuestra moralidad y nuestra concepción de la vida”. Subversiva, divertida, corrosiva y diferente. Un lujo.

Nota:
captura-de-pantalla-2016-10-11-23-25-57

Anuncios

2 pensamientos en “Crítica, ‘Elle’

  1. Que alegría!!! Por fin de vuelta, te echábamos de menos. Y vuelves comentando una película fascinante, de las que te dejan clavada en la butaca sin posibilidad de pestañear para no perder ningún fotograma. Me entusiasmó.
    Acertadisima crítica.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s