Las 5 de.../Rankings

Las 5 del… Atlántida Film Fest 2016

¿Aburrido en verano y con ganas de cine? La solución es cómoda, barata, sencilla y al alcance de tu mano (cual producto de la teletienda, vamos): el Atlántida Film Fest, festival online organizado por la plataforma Filmin. En la que es ya su sexta edición, el festival está por primera dedicado en su totalidad a un protagonista temático: Europa, cuyo pasado, presente y futuro son analizados, de forma más o menos directa, en los distintos films que componen la selección. El blog, por segundo año consecutivo, se suma a esta verdadera fiesta del cine, y lo hace seleccionando los cinco largometrajes más destacados y recomendables del festival, que no finalizará hasta el próximo 27 de julio. Estas son las cinco propuestas de Pequeño hablador de cine para disfrutar del Atlántida Film Fest:

5. Mediterranea, de Jonas Carpignano ( Italia Italia)
En un festival dedicado a Europa, era esperable (e imprescindible) que se abordara el drama de la inmigración procedente de África: Mediterranea, film del debutante director italiano Jonas Carpignano, se enmarca en este ámbito temático. Muy apreciada por la crítica estadounidense, que la tuvo presente en varios de sus premios la pasada temporada, esta película narra la aventura de Ayiva y Abas, dos inmigrantes africanos que llegan a Italia buscando una vida mejor. Partiendo de la indudable necesidad de seguir contando y denunciando este tipo de historias, hay que diferenciar el debate moral del estético: lo interesante a nivel artístico de la cinta no es tanto el relato del viaje/periplo (con todas las dificultades, problemas e injusticias que ya conocemos) como el análisis del papel de Italia (y de Occidente en general) a la hora de integrar a sus inmigrantes. Es decir, la clave del film es su capacidad para poner el dedo en la llaga de una Europa incapaz de dar una oportunidad a aquellos que la están demandando. Algo tópica y reiterativa, pero una película necesaria e interesante.

4

4. Rabin, el último día, de Amos Gitai ( Israel Israel)
Desconozco cuál es el nivel de conocimiento que tiene cada uno acerca de la historia reciente de Israel, pero para alguien que busque entender la situación política, anterior y actual, de este país, este es un film imprescindible. Y no es cualquier película: presentada y alabada en el Festival de Venecia, donde fue una de las favoritas de la crítica. El reconocido cineasta Amos Gitai aborda, como se infiere del título, el asesinato del primer ministro Isaac Rabin en 1995, pero como mera excusa argumental para una empresa mayor: lo utiliza para realizar todo un examen de conciencia (cargado de crítica) en torno a las contradicciones del estado israelí y su relación con Palestina. En una fusión entre ficción y documental, Gitai construye un film de estructura algo dispersa pero que consigue una coherencia absoluta en cuanto a sus propósitos y su resolución. No nos engañemos: las dos horas y media de metraje y el ritmo pausado de la narración exasperan en ciertos momentos, al menos a un servidor, pero la recompensa merece la pena. Una película reveladora, y necesaria para comprender que en Israel hay vida más allá del sionismo.

rabin_the_last_day_still

3. Los caballeros blancos, de Joachim Lafosse ( Bélgica Bélgica)
¿Cuál es el papel que deben jugar las ONGs en los conflictos internacionales actuales? ¿Hasta qué punto el fin, ayudar, debe o puede justificar los medios? Preguntas muy pertinentes las que plantea Los caballeros blancos, el largometraje del realizador belga Joachim Lafosse que compitió en el pasado Festival de San Sebastián, alzándose con el premio al mejor director. Al igual que León de Aranoa en Un día perfecto (acerca de la labor de las ONGs en el conflicto bélico de los Balcanes), lo que Lafosse plantea en esta ocasión es un debate moral que se da en muchas misiones humanitarias: dónde se encuentra la incierta frontera entre lo correcto y lo incorrecto, hasta qué punto se debe decidir desde Occidente sobre las vidas de otros seres humanos. Sin entrar en detalle del argumento concreto del film, que es mejor descubrir paulatinamente, éste consigue plantear de forma certera sus diversos cuestionamientos e invita al espectador a desarrollar su propia reflexión en relación a ellos. No resulta dogmática ni manipuladora, sino sutil, inteligente y bien narrada. Un acierto.

les chevaliers blancs

2. In the Crosswind, de Martti Helde ( Estonia Estonia)
La existencia de un festival como el Atlántida está más que justificada si te permite descubrir pequeñas joyas como esta. ‘In the Crosswind’ es una cinta estonia del 2014, que pese a haber triunfado en varios festivales por todo el mundo (dos de ellos españoles), no hubiera alcanzado la visibilidad que le está dando Filmin este mes. Y es un absoluto descubrimiento tanto por lo que cuenta, el genocidio báltico a manos de la Unión Soviética durante y después de la II Guerra Mundial; como por cómo lo cuenta. Este episodio silenciado de la historia europea es relatado de una forma tan sencilla como certera: su director, el debutante Martti Helde, se vale de las cartas originales que una mujer deportada escribió a su marido, y las acompaña de una poética y expresiva narración visual en blanco y negro. No hay más diálogo que la voz en off de la protagonista, y apenas hay acción en los tableau vivant que componen el grueso de la cinta, pero la fusión de ambos elementos es suficiente para armar una obra firmemente conmovedora. Una propuesta arriesgada, sí, pero que explora vías poco comunes en el cine narrativo habitual. Una de las imprescindibles del festival.

in the crosswind

1. The Childhood of a Leader, de Brady Corbet ( Reino Unido Reino Unido)
Tremenda ópera prima la que se marca el actor y ahora cineasta Brady Corbet. Presentada con éxito en el pasado Festival de Venecia, donde se alzó con el premio al mejor debut en la dirección, The Childhood of a Leader llega a España como la flamante y acertada película inaugural del Atlántida Film Fest en su edición 2016. La cinta, en la línea de obras anteriores como La cinta blanca (Michael Haneke, 2009), Expiación (Joe Wright, 2007) o Les démons (Philippe Lesage, 2015), supone una nueva aproximación a un tema tan arriesgado como interesante: la raíz de la maldad humana en las experiencias de infancia. Se trata de un terreno ya explorado, siempre controvertido y complejo de abordar, pero Corbet demuestra saber muy bien lo que hace: su poderosa sobriedad visual hipnotiza, su visión turbadora y convulsa de la niñez cautiva, y su inteligencia a la hora de plantear el germen de los conflictos que llevaron a Europa hacia la catástrofe (la II Guerra Mundial) acaba por convencer. Una película histórica hecha desde las inquietudes del presente, que llega además en el momento justo: Prescott, su niño protagonista, es la encarnación de esa Europa que creíamos olvidada y que amenaza con resurgir.

3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s