Críticas/Estrenos

Crítica, ‘Julieta’

Julieta-518304442-large

Dirección: Pedro Almodovar
Guión: Pedro Almodóvar [Relatos: Escapada, de Alice Munro]
Reparto: Emma Suárez, Adriana Ugarte, Daniel Grao, Inma Cuesta, Darío Grandinetti, Rossy de Palma, Michelle Jenner, Pilar Castro, Susi Sánchez, Joaquín Notario,Nathalie Poza, Mariam Bachir
País: España España
Duración: 96 minutos
Año: 2016

Sinopsis: Cuando Julieta está a punto de abandonar Madrid para irse a vivir a Portugal, se encuentra por casualidad con alguien de su pasado (Bea, antigua amiga de su hija). Este encuentro le lleva a recordar los acontecimientos clave a lo largo de su vida, para tratar de explicarse el porqué de su situación.

“Querida Antia, voy a contarte todo lo que no tuve ocasión de contarte”. Papel y boli en mano, Julieta se lanza a romper con años de secretos, verdades no reveladas y traumas nunca verbalizados. Se lanza a contar, quizá demasiado tarde, todo aquello que un día guardó para sí y que no ha podido olvidar. El dolor y la culpa de toda una vida. Julieta rompe su silencio, un silencio que ha acabado por contaminar cada rincón de su existencia. Silencio, dolor y culpa. Estos son los ingredientes fundamentales de Julieta, la nueva y siempre esperada película de Pedro Almodóvar. Tras el incuestionable tropiezo que supuso su vuelta a la comedia con Los amantes pasajeros (2013), el mejor cineasta español vivo se enfrentaba a un reto: demostrar que seguía siendo capaz de firmar maravillas de la talla de Volver (2006) o La piel que habito (2011). Ante esta circunstancia, el anuncio de su nuevo proyecto (primero titulado Silencio, después Julieta) se recibió con gran expectación. Se vendió, entonces y todavía ahora, como una vuelta al drama de mujeres, la fórmula que mejor le ha funcionado a lo largo de su carrera. Y si bien era cierto que es un drama protagonizado por todo un elenco femenino, Julieta es en realidad un punto de inflexión en la trayectoria del cineasta. Quizás por esa necesidad (consciente o inconsciente) de ruptura tras el fracaso de Los amantes pasajeros, este nuevo largometraje parece alejarse de sus obras anteriores, sin perder claro está la esencia almodovariana (sobre todo plástica) que se extiende por toda su obra.

Julieta-544479441-large

Esta singularidad de Julieta dentro de la filmografía de Almodóvar se debe, en buena medida, al peso de la obra literaria en la que se basa. El director, que en muy contadas ocasiones opta por adaptaciones para sus películas, recoge tres (fantásticos) relatos de la escritora canadiense Alice Munro, plasmando tanto la historia como sobre todo los interrogantes y cuestionamientos que afloran en ellos. Temas como el poder del azar, el peso del tiempo a las espaldas, o la reflexión sobre el pasado (lo que fue y lo que pudo ser) han sido captados por Almodóvar en los relatos y trasladados, intactos, a la narrativa de su largometraje. Ahora bien, consciente de la necesidad de convertir en cine la materia prima literaria, el director ha sabido articular una ficción que no siempre respeta fielmente las acciones de los originales, y que añade ciertos elementos para dar cohesión al conjunto. Es decir, como adaptador, ha sabido guardar la esencia de Munro sin que supusiera un lastre al trasladarla a lenguaje visual.

julieta-pedro-almodovar

Es esa esencia la que explica, al menos en parte, el cambio en las formas narrativas de Julieta respecto a dramas anteriores del director. El cine de Almodóvar, fuertemente ligado al melodrama y las pasiones desbordadas, se torna más reflexivo, más comedido, más cerebral. En cierto modo, habita un espacio distinto: no el del durante, el de las emociones y el patetismo, sino el del después. ¿Qué sucede cuando se acaban las lágrimas, pero quedan el dolor y la culpa? El objetivo del director no es así tanto emocionar con la historia de Julieta como reflexionar acerca de lo que ha sucedido, explorar el porqué de un personaje complejísimo.  Esto es, en definitiva, un cambio drástico en el punto de vista, que algunos incluso han llegado a identificar con Bergman y sus cuestionamientos existenciales. Un cambio que transforma desde la planificación (planos cortos, cerrados, sencillos) a la forma de interpretar de las actrices.

Julieta-416187376-large

Es un cambio que sorprende, pero convence porque se asienta en los mejores atributos del manchego: su capacidad para sorprender en cada secuencia, su pulso narrativo que no da tregua, su espléndida dirección de actores (actrices, más bien). Almodóvar arriesga y gana con un film más sobrio y hermético, pero cuyo impacto perdura más allá de la sala de cine. Aunque genere una respuesta menos emocional y primaria que otras de sus obras, la densidad, complejidad y precisión en el análisis de lo que cuenta es tal que se presta a reflexiones mucho más interesantes. He leído por ahí que Julieta es quizás su personaje más complejo y enigmático, e incluso que estamos ante su mejor película. En todo caso, es el regreso de Almodóvar a su mejor nivel.

Nota:
Captura de pantalla 2016-04-09 21.20.31

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s