Críticas/Estrenos

Crítica, ‘Spotlight’

Spotlight-691666579-large

Dirección: Thomas McCarthy
Guión: Thomas McCarthy, Josh Singer
Reparto: Mark Ruffalo, Michael Keaton, Rachel McAdams, Liev Schreiber, John Slattery,Stanley Tucci,  Brian d’Arcy James
País Estados Unidos
Duración: 121 minutos
Año: 2015

Sinopsis: Con la llegada de un nuevo editor, un equipo de reporteros del Boston Globe comienza una investigación para destapar los abusos sexuales a menores cometidos durante años por la Iglesia en Boston.

Hasta el campanazo de The revenant en los Globos de Oro, y sobre todo, el de La gran apuesta en el PGA, Spotlight partía como la virtual favorita en la carrera por el Oscar de este 2016. La cinta, dirigida por Thomas McCarthy, había arrasado en los diversos premios de los círculos de críticos estadounidenses, y contaba con valoraciones muy positivas tras su estreno allí. En las últimas semanas, en cambio, parece que el Oscar buzz está cambiando de bando, y que, pese a la victoria en el SAG, el unánime apoyo que ha recibido de los periodistas podría serlo menos en el caso de la industria. Esto nos podría llevar a incurrir en un grave error: pensar que Spotlight es una película sobre periodismo, celebrada por el gremio, pero con menor interés para el resto de los mortales. Nada más lejos de la realidad. La cinta de McCarthy trasciende la etiqueta de “peli sobre y para periodistas”, y es, en la opinión de un servidor, la contendiente más sólida y con más cualidades para llevarse el Oscar el próximo 28 de febrero.

spotlight-xlarge

¿Qué tiene Spotlight para poder convertirse en la próxima ganadora? Se ha tendido a focalizar el interés hacia su temática, los abusos sexuales a menores cometidos por curas católicos y sistemáticamente ocultados por la Iglesia; y hacia su descripción minuciosa y comprometida de la labor periodística que destapó el escándalo en la ciudad de Boston. Y si bien el qué, es decir, lo que cuenta y pretende trasmitir, la convierten en una película importante y necesaria; el cómo en este caso resulta incluso más imprescindible. Porque la genialidad de la cinta, hable de pederastia, de periodismo o de cualquier otra cosa, está en su concepción narrativa, en cómo se cuenta la historia y se nos involucra como espectadores. McCarthy construye un absorbente drama criminal que atrapa desde el minuto uno, una de esas escasísimas películas (como La red social, Drive o No es país para viejos, por citar algún ejemplo) cuyo poder hipnótico no está en su preciosismo estético ni en sus deseos de trascendencia, sino en algo mucho más efectivo: una historia contada con ritmo, intensidad e inteligencia.

spotlight1

La propuesta de McCarthy huye además de todos los tics que la podrían haber hecho naufragar. Por lo espinoso del tema, la tendencia al tratamiento maniqueo de historias y personajes podría haber hecho su aparición, pero en su lugar predominan el rigor y la sutileza a la hora de concebir y desarrollar la obra. La complejidad de la trama también conllevaba un riesgo: podría haber resultado en una maraña narrativa que hiciesen perder el norte a la cinta, y sin embargo el director hace suya la máxima del “menos es más” (algo que los responsables de La gran apuesta, una de sus rivales, no han sabido entender) y articula un relato sencillo y efectivo, sin perder por ello la profundidad que la historia requiere. Por último, frente al victimismo en el que muchas de estas cintas “de denuncia” acaban cayendo, Spotlight se erige como un dardo sincero y honesto, que no trata de demonizar a un culpable particular (aunque, como es inevitable, sí busca culpables), sino de explicar cómo un escándalo de tal magnitud pudo ser ignorado por todos los ámbitos de la sociedad. Aquí está el cuestionamiento más profundo de la película: es quizás una de las cintas que mejor ha sabido retratar la responsabilidad (¿o culpabilidad?) de una sociedad, y de cada uno de nosotros como individuos particulares, que mira hacia otro lado.

Spotlight-909301873-large

Efectiva, intensa, absorbente, precisa, y pese al empeño de sus detractores por tildarla de sobria y cerebral, genuinamente emotiva. Spotlight es, por todo lo argumentado, y por otras muchas cosas (el espectacular trabajo de Mark Ruffalo, por ejemplo), mi favorita a Oscar este año. Y esto no puede sino ser otro lastre más: mis favoritas tienen la curiosa pero infalible costumbre de perder, por lo que es posible (ojalá no) que los premios no le hagan justicia. Aun así, no dejéis pasar el momento, en una cartelera llena de títulos interesantes este mes, de darle una oportunidad a una de las cintas del año. La merece.

Nota:
Captura de pantalla 2016-02-14 12.53.32

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s