Críticas/No estrenos

Crítica, ‘De óxido y hueso’

De_xido_y_hueso-381340275-largeDirección: Jacques Audiard
Guión: Jacques Audiard, T. Bidegain
Reparto: Marion Cotillard, Matthias Schoenaerts, Céline Sallette, Bouli Lanners, Alex Martin, Corinne Masiero, Tibo Vandenborre
País:  Francia
Año: 2012
Duración: 122 minutos

Sinopsis: Todo comienza en el norte. Ali viaja con Sam, su hijo de 5 años, en los brazos. Sin domicilio, sin dinero y sin amigos, encuentran refugio en casa de su hermana en Antibes. Allí, tras una pelea en una discoteca, su destino se cruzará con el de Stéphanie. [Fuente oficial: Festival de Cannes]

deoxido2

Mucho se ha comentado estos últimos días el sorprendente palmarés del pasado Festival de Cannes. Con la crítica entregada a los últimos trabajos de Hou Hsiao-Hsien y Todd Haynes, la Palma de Oro fue a parar, contra todo pronóstico, al Deephan de Jacques Audiard. Acusaciones de chauvinismo aparte, el Festival (o más bien el jurado presidido por los hermanos Coen) optó por consagrar, por fin, a uno de los cineastas franceses más importantes de los últimos años. Audiard ha sido un referente fundamental de la cinematografía francesa de este nuevo siglo, y puesto que su Palma tiene cierto sabor a reconocimiento a una carrera, resulta una oportunidad de oro para recuperar uno de sus filmes más impactantes: De óxido y hueso, descomunal drama protagonizado por Marion Cotillard y Matthias Schoenaerts, que sin ser la obra maestra del director (para la crítica, Un profeta), merece ser reivindicada como una de las cintas más interesantes de su filmografía.

de-rouille-et-d-os-2

De Audiard se pueden alabar muchas cosas: su potencial narrativo, su construcción de entornos marcados por la dureza de las circunstancias, su tratamiento realista de la violencia o su capacidad para retratar la cara más oculta de la sociedad francesa (la inmigración, la marginalidad, la delincuencia) sin caer por ello en la condescendencia y la manipulación. Todos estos elementos, en mayor o menos medida, están presentes tanto en De óxido y hueso como en otros de sus films. El director tiende a construir obras impecables en lo narrativo, irreprochables en lo visual, y sin embargo incapaces, en ocasiones, de traspasar la barrera de la corrección para emocionarme como espectador. Ahora bien, ¿qué sucede cuando consigue una obra que además de impecable en lo narrativo e irreprochable en lo visual, es verdaderamente conmovedora? Que merece, por lo menos, una reseña en este blog.

De-rouille-et-dos

De óxido y hueso es la cinta que consigue dotar de emoción al cine de Jacques Audiard. Alejado de convencionalismos narrativos y formales, el film aborda la particular relación que se establece entre una domadora de orcas en crisis y un ex-boxeador reconvertido en portero de discoteca. Aunque así explicado pueda sonar rocambolesco (trato de evitar el spoiler), la película supone un verdadero viaje emocional por la historia de dos personajes heridos que se encuentran en el momento adecuado. Alí y Stéphanie, así se llaman sus protagonistas, son dos seres solitarios que buscan la redención de una existencia marcada por la dificultad, el dolor y la pérdida. La veracidad con la que su historia nos alcanza como espectadores es mérito tanto del extraordinario trabajo de Cotillard y Schoenaerts al frente del reparto, como de la labor del director/guionista a la hora de construirlos. Es tan fascinante la forma en que Audiard elige introducirlos en la narración (con una primera media hora absorbente), como la cantidad de matices que les aportan los actores en su desarrollo posterior. Si a eso se añaden la luminosidad de la fotografía y las escasas pero acertadas incursiones musicales, huelga decir que el resultado global rezuma calidad, humanidad y ternura.

de rouille et d'os 1

¿Qué se le puede reprochar al film? Quizás algún giro narrativo más de la cuenta, y un final que resulta precipitado, pero que desde luego no empaña un conjunto sólido y deslumbrante. Un conjunto, al final, digno de un director de máximo nivel, que ha recibido por fin su anhelada Palma de Oro. Si ésta es o no merecida lo descubriremos cuando Dheepan llegue a nuestras pantallas. Pero hasta entonces, brindemos por el triunfo de un cineasta que ya ha demostrado ser capaz de emocionarnos. Bravo, Jacques Audiard.

Nota:
Captura de pantalla 2015-05-31 08.58.54

rustandbone

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s