Críticas/Estrenos

Crítica, ‘Una nueva amiga’

487904Dirección: François Ozon
Guión: François Ozon
Reparto: Romain Duris, Anaïs Demoustier, Raphaël Personnaz, Isild Le Besco
País:  Francia
Año: 2014
Duración: 107 minutos

Sinopsis: Laura y Claire son amigas desde la infancia y han estado unidas toda su vida, desde el colegio hasta sus respectivos matrimonios. La temprana muerte de la primera supone un duro golpe para Claire, que al tratar de apoyar al marido de su difunta amiga, descubrirá que éste esconde un inesperado secreto.

Muchas veces, nada es más preciso que el refranero español para resumir en pocas palabras la filmografía de un director. Dos cabezas piensan más que una en el caso de los Coen, más vale tarde que nunca en el de Malick, o lo poco gusta y lo mucho cansa en el de Woody Allen (lo siento querido Woody). En el caso de François Ozon, bastan siete palabras: una de cal y otra de arena, pues este prolífico director francés es uno de esos cineastas capaces de alternar obras maestras con bodrios mayúsculos de forma tan natural como incomprensible. Un hombre que nos regala una genialidad como En la casa (2012) al tiempo que engendra desastres del calibre de 8 mujeres (2002).

oune-nouvelle-amie-franc3a7ois-ozon-premic3a8re-image-romain-duris

Así, a la hora de sumergirse en cada nuevo largometraje, a uno le invaden dos sensaciones contradictorias: la esperanza de encontrarse ante un soberbio ejercicio fílmico, y el temor a tener que aguantar las excentricidades de personajes que ni comprende ni soporta. Por suerte o por desgracia, Una nueva amiga no es ni una cosa ni la otra. Este último film, presentado en la Sección Oficial del pasado Festival de San Sebastián, es una obra en la que Ozon vuelve a explorar el lado oscuro y ambiguo de la sexualidad humana, abordando en esta ocasión el tabú de la transexualidad en la sociedad contemporánea.

148858

La valentía en la elección del tema no se traduce sin embargo en una apuesta por el riesgo a nivel cinematográfico. Frente a lo transgresor de la historia en sí, Ozon opta por una narración demasiado convencional, basada en continuos clichés que le impiden despegarse del mero estereotipo. Abundan los lugares comunes pero falta sutileza, y la cinta acaba condenada a una superficialidad a todas luces insuficiente. Al final, uno tiene la sensación de que se ha perdido la oportunidad de profundizar en los entresijos de un asunto tan candente, optándose en su lugar por la vía más simplista. ¿Solvente? Sí, y entretenida también. Una nueva amiga no deja de ser, pese a sus defectos, un drama eficaz, construido sin brillo pero con oficio. Sin embargo, se esperaba algo más que eso. Veremos qué nos depara la próxima. Ozon, en ti confiamos.

Nota:
Captura de pantalla 2015-05-16 19.39.44

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s