Críticas/Imprescindibles

Crítica, ‘Mommy’

Mommy-966260198-largeDirección: Xavier Dolan
Guión: Xaver Dolan
Reparto: Anne Dorval, Antoine-Olivier Pilon, Suzanne Clément, Alexandre Goyette, Patrick Huard
País:  Canadá
Año: 2014
Duración: 139 minutos

Sinopsis: Diane “Die” Despres es una viuda decidida que intenta educar a Steve, su carismático hijo que padece ADHD (trastorno por déficit de atención con hiperactividad). Mientras que ambos tratan de ganarse la vida, aparece en ella Kyla, una vecina misteriosa, que ofrece su ayuda. [Fuente oficial: Festival de Cannes]

Mommy-465155627-large

Y Xavier Dolan se hizo mayor. Tras una impactante ópera prima (Yo maté a mi madre, 2009), un segundo largometraje decepcionante (Los amores imaginarios, 2010), un drama trasgresor y desbordante sobre la transexualidad (Laurence Anyways, 2012) y una sorprendente incursión en el noir psicológico (Tom à la ferme, 2013), el precoz director canadiense se plantó en el pasado Festival de Cannes, en la Sección Oficial, y deslumbró a la Criosette con su inolvidable relato acerca de la conflictiva relación entre una madre y un hijo. Alabada por la crítica y premiada por el jurado, está cinta se llamaba Mommy, y se ha convertido desde entonces, al menos para un servidor, en una de las obras maestras que nos ha brindado este siglo XXI.  Y no hay en esta sentencia ni un solo ápice de exageración. Desde la seguridad que da el haberla asimilado con calma, y el haberla revisionado y reflexionado, no asumo ningún riesgo de precipitarme al afirmar que Dolan ha obrado el verdadero milagro del cine, del cine en mayúsculas: crear una película que es un auténtico torrente de emociones.

Mommy-826898566-large

Sin renunciar a las constantes estéticas que han caracterizado sus largometrajes previos, el director es capaz (por fin) de articular una historia a la altura de su genialidad visual. Su cine desbordante y pasional se canaliza por primera vez en una estructura narrativa eficaz, cohesionada, y capaz de oscilar sin despeinarse entre la comedia y el drama, la ternura y el dolor, el desenfreno y la calma. El cineasta arriesga y gana en todas y cada una de sus decisiones: desde la osadía de rodar en 1:1 (es decir, en vertical, lo que va como anillo al dedo a la atmósfera opresora del film) a la elección de una estética muy cercana al videoclip, pasando por una de las bandas sonoras más bizarras e inolvidables de la historia (en la que se juntan nombre como Oasis, Dido, Andrea Bocelli o Céline Dion). Todo está orientado hacia un fin último: sumergirte con cada plano del film en el interior de sus tres personajes, que son el verdadero milagro de la cinta. Porque Diane, Steve y Kyla emergen como la auténtica creación de Dolan, tres personajes heridos que resultan, pese a sus infinitos defectos, irresistibles para el espectador. Son tres seres humanos marcados por la pérdida, alejados de los estándares sociales, y que sin embargo desbordan veracidad y ternura gracias al trabajo de unos actores portentosos. Anne Dorval, Antoine-Olivier Pilon y Suzanne Clément conforman un trío de lujo a la altura de la calidad de la cinta, y consiguen aquello a lo que todo actor aspira: que el espectador no pueda quitar los ojos de sus personajes.

vlcsnap-2015-04-07-01h03m31s106

Por todo esto y mucho más, Mommy tiene un hueco entre las grandes obras de la cinematografía reciente. Esta reflexión sobre la adolescencia, la maternidad y la rebeldía del espíritu humano se convierte en una cinta profunda, vital y maravillosamente excesiva. Quizás nunca figure entre las mejores películas de la historia, pues no está llamada por su propia naturaleza a gustar a todo el mundo. Pero la empatía juega a su favor, y si conectas con las almas de sus personajes, vas a disfrutar de una de las experiencias cinematográficas más impresionantes que yo recuerdo. Y lo mejor: Xavier Dolan solo tiene 26 años. Mommy es el regalo que nos ofrece su madurez como cineasta, pero por delante queda toda una carrera, una trayectoria de la que esperemos esta sea la primera de muchas grandes obras. De momento, su próximo proyecto se llamará The Death and Life of John F. Donovan, y estará protagonizada por la inigualable (sí amigos) Jessica Chastain. Digamos adiós al enfant terrible, y bienvenido, monsieur Dolan.

Nota:
Captura de pantalla 2015-04-21 13.19.28

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s