Actualidad/Premios

‘Boyhood’ y los Oscars 2014

El 2014 nos ha traído grandes historias. Hemos sido testigos de la lucha de Martin Luther King en defensa de los derechos civiles; de la decisiva aportación de Alan Turing al desenlace de la Segunda Guerra Mundial; o del desarrollo vital de un personaje de la talla de Stephen Hawking. Junto a ellos, la heroica historia del francotirador americano Chris Kyle, los delirios de grandeza de un actor en crisis y de un ambicioso estudiante de batería; y las rocambolescas peripecias de un conserje y su lobby boy en la Europa de los años 30.

‘Selma’, ‘The Imitation Game’, ‘La teoría del todo’, ‘El francotirador’, ‘Birdman’, ‘Whiplash’ y ‘El gran hotel Budapest’. Siete películas que optan por grandilocuentes relatos para convencer al espectador. ¿Quién es Mason en todo esto? Mason es un niño corriente. De los seis a los dieciocho años, asistimos a su evolución de la infancia a la madurez, con sus cambios, sus dudas y sus miedos. Nada sucede que no hayamos vivido ya cada uno. ‘Boyhood’ es la historia de Mason, y su apuesta es revolucionaria. Es mucho más que una película que se ha rodado en 12 años. El film es una oda a la grandeza de lo cotidiano. A la poesía de lo común. Nos habla de tantas cosas que su análisis resulta inabarcable. De la infancia, la paternidad, la maternidad, el amor, la decepción de crecer o la finitud de la existencia. La obra no se agota en el primer visionado, ni en el segundo ni en el tercero. ‘Boyhood’ captura el tiempo y nos lo regala en 160 minutos de inolvidable calidad cinematográfica.

“Dad? There’s no like… real magic in the world, right?”, pregunta Mason en un fragmento del film. La sencillez de la frase esconde la representación más tierna y demoledora que yo recuerdo de lo que supone la pérdida de la inocencia. Un simple ejemplo de la trascendencia dentro de lo cotidiano que nos ofrece el film.

Lo que no sabía Mason es que la magia sí que existe. Existe a través del arte, a través del cine. Existe a través de ‘Boyhood’. ‘Boyhood’ es cine, es arte, y es magia. Y por eso, era la obra llamada a triunfar en la gala de este año. Los Oscars tenían en su mano resarcirse de errores pasados, y coronar a una de las obras más impresionantes de los últimos años. Ganó ‘Birdman’, pero el tiempo pondrá a cada una en su lugar.

Boyhood

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s